Noticia del DIARIO DE BURGOS, publicada el 19/12/11

Villarcayo | Economía

Una pasión convertida en empresa

A. Castellanos / Mozares - lunes, 19 de diciembre de 2011 
 
El joven Valentín Pereda, de 23 años, ha creado en Mozares el centro ecuestre más completo de la comarca tras invertir 600.000 euros

 

Valentín Pereda García comenzó a montar a caballo de manera profesional con 16 años y con solo 23 años cumplidos el pasado mes de mayo ha logrado vivir de su pasión. En 2009 abrió las puertas del centro ecuestre Hípica Ribasalcedo en Mozares con solo 20 caballos del hierro Yeguada Valentín Pereda. Ahora suma ya 82 ejemplares, cincuenta de su propiedad y treinta y dos de clientes, y en este tiempo no ha dejado de mejorar las instalaciones, ubicadas a solo 4 kilómetros de Villarcayo y en las que aún sigue realizando obras. Espera que la primera fase de su ambicioso proyecto esté totalmente concluida la próxima Semana Santa, que es cuando tiene previsto celebrar la inauguración oficial del centro. Pero su cabeza sigue dando vueltas todavía a muchos planes todavía que espera materializar a medio y largo plazo, como la creación de un bar y un restaurante-picadero.
Valentín Pereda sorprende por dos cosas, poco usuales en una persona de su juventud, su capacidad de trabajo y su espíritu emprendedor. En Hípica Ribasalcedo, Valentín es el mozo de cuadras que asea a los caballos y limpia los boxes, el experto profesor de salto, doma clásica y concurso completo, el encargado de mantener activos a los caballos cada día y seguir preparando los mejores ejemplares en la técnica de doma en alta escuela, y quien acompaña a los clientes en sus paseos a caballo por la comarca. «Trabajo todos los días y todas las horas», afirma, «pero si te gusta, se te pasa volao», añade a renglón seguido.
Pero no se conforma con este trabajo. Así que a partir de Semana Santa abrirá una nueva línea de negocio, la del turismo rural ecuestre. Oferta rutas de dos, tres, cuatro o siete días a caballo por la comarca de Las Merindades con reservas en alojamientos y restaurantes a lo largo del recorrido. Ha diseñado cuatro, una de fin de semana, que partirá de Mozares para llegar hasta la Merindad de Sotoscueva y de allí cruzar a Valdeporres, donde se hará noche en un alojamiento de Pedrosa antes de pasar por la bella localidad de Puentedey, y regreso al día siguiente. Otra opción será la de visitar los Cañones del Ebro, otra tendrá como destino el verde Valle de Mena y una más, que durará siete días, conducirá hasta Arija y el embalse del Ebro.
De momento, Pereda no ha contratado a ninguna persona, pero si su proyecto de turismo rural ecuestre da resultados, sumará un trabajador a su empresa para dejar a buen recaudo las instalaciones y sus caballos durante sus salidas. En ellas podrán participar un máximo de 12 personas, el número de caballos que se puede dominar en este tipo de rutas. Para ofrecer el mejor servicio, este joven emprendedor está realizando el curso de guía ecuestre homologado por la Real Federación de Hípica Española. La parte técnica la recibe en Zaragoza y la práctica ya la ha superado atravesando el Pirineo francés y aragonés a caballo.

contento. En la competición en salto y raid obtuvo importantes premios, pero ha ido abandonando esta faceta deportiva para dedicarse solo a la profesional. Admite que ha perdido la forma física necesaria para competir, porque su peso está por encima de los 70 kilos y cuando competía solo pesaba 64. Además, asegura que está «contento, porque la cuadra está funcionando ahora muy bien». Una inversión de 600.000 euros ha sido su apuesta.
En su cuadra, habilitada con una pista cubierta de más de 1.000 metros cuadrados y 30 boxes para los animales, ofrece cursos de equitación para niños de 5 a 12 años y para jóvenes de 12 a 18. Asimismo, cuenta con los servicios de pupilaje y se hace cargo de los caballos propiedad de sus alumnos que no disponen de una finca. Caballos selectos de la cuadra de Salvador Guardiola (Sevilla), de Yeguada La Perla (Segovia) o de Julio Tabernero (Salamanca) llenan sus establos, así como ejemplares adaptados a las edades y condiciones de sus alumnos.
Su escuela han sido numerosos profesionales y la vida. Le queda mucho recorrido, pero seguro que de éxito.